El misterio de la cuerda india

Magicus 11 febrero 2009 5

misterio-cuerda-india

El Misterio de la Cuerda India o El Truco de la Cuerda India es quizás una de las ilusiones mas controversiales de la Historia de la Magia; alrededor de ella se han imaginado innumerables hipotésis tratando de darle respuesta a un efecto que aparentemente comenzó a realizarce en la India allá por el año 1800 (aunque algunos dicen que realmente comenzó a realizarce en Chicago, EEUU), pero sobre el que, sin embargo, faltan pruebas feascientes que demuestren que realmente haya existido aquella primer versión que indica que un ayudante del mago era descuartizado en el aire para luego reaparecer vivo.

El siguiente texto es una reseña sobre algo de lo que se conoce hasta la actualidad. Es un capítulo extraído del libro “Los ilusionistas y sus secretos” de Michel Seldow. Titulo de la edición original “Les Illusionnistes et leurs secrets”. Tradución del francés por Roden.

En la foto superior, el mago Karachi (Arthur Derby) en 1935. Foto del libro ‘The Rise of the Indian Rope Trick’” de Peter Lamont.

El Misterio de la Cuerda India, algunas teorías:

De pie en una gran plaza, o en pleno campo, rodeado de espectadores – imposible, pues, toda superchería – un indio de cara desagradable, lanza hacia el cielo una larga y pesada cuerda que queda milagrosamente suspendida en el aire y absolutamente rígida. Un joven ayudante del fakir, sube por esta cuerda, para desaparecer finalmente entre las nubes. Entonces el fakir le llama y como aquél no baja, se enfurece y colocándose un cuchillo entre los dientes sube en busca de su ayudante. Entonces se pierde misteriosamente en las alturas. Pero unos instantes más tarde se oyen en el aire unos gritos de dolor. Súbitamente, los miembros ensangrentados de un cuerpo humano caen al suelo ante los ojos aterrorizados de los espectadores. Finalmente, cae la cabeza cortada del joven, dando un golpe seco en el suelo.

El fakir aparece cubierto de sangre, llevando siempre su cuchillo – esta vez ensangrentado – entre los dientes, dejándose deslizar por la cuerda.

Una vez en tierra, parece arrepentirse del crimen que acaba de cometer. Es por este motivo, que junta todos los pedazos del muchacho y, encerrándolos en un cesto, murmura unas palabras incomprensibles, acompañadas de gestos cabalísticos y misteriosos. ¡Oh milagro! … La tapa del cesto se abre suavemente y el joven asesinado sale lentamente, entero, perfectamente recompuesto y vivo.
Seguidamente, fakir y ayudante pasan el platillo para recoger la recompensa de su morbosa proeza.

Y así se presenta una de las tres o cuatro versiones diferentes de la más célebre experiencia de los hechiceros indios. Ninguna exhibición mágica ha sido tan discutida como ésta. Centenares de hombres blancos, pretenden haberla visto, como también exploradores y toda clase de viajeros, igual que altos empleados coloniales ingleses. Es cierto que en 1875, el virrey de la India, Lord Lawnsdone, prometió una prima de 10.000 libras esterlinas, para atraer algún fakir que realizara esta manifestaci6nn en las fiestas dadas en honor del príncipe de Gales, el futuro Rey Eduardo VII. No se presentó nadie.

Se dice que testigos presenciales fotografiaron o filmaron este alucinante espectáculo. La película revelada se presentó… virgen de toda impresión.

¿Cuál es, pues, el misterio de esta fantasmagoría?

jan-eric-hanussenLa afirmación de ciertos exploradores, pretende demostrar que han sido víctimas de una sugestión colectiva y evidentemente falsa. En cuanto a la explicación que dio antes de la guerra el aventurero de origen checoeslovaco Jan Erik Hanussen (foto) – cuyo verdadero nombre era el de Erich Steinschneider – (que fue el gran vidente del III Reich, ¡lo que no impidió que fuese asesinado por los nazis! ) no es más que una invención de un cerebro fértil en imaginación. He aquí lo que declara Hanussen sobre la célebre cuerda que dice haber visto en la India (donde jamás estuvo): la cuerda era en realidad una aglomeración… de huesos de carnero forrados de cáñamo o lino. Estos huesos se encajan unos con los otros cuando el fakir lanza la cuerda en el aire y de esta forma queda completamente rígida. Los miembros ensangrentados del joven serian trozos de carne escondidos con anterioridad por el fakir debajo de sus vestidos. En cuanto al asistente, sería él quien escondería estos pedazos en los pliegues del vestido del indio, cuando éste desciende hacia el suelo.

La Versión del profesor Samuel

Verosímilmente, la versión que dio hacia el año 1920 el profesor inglés Samuel (que cita Paul Heuzé en su libro Fakirs, Fumistels et Cie), es la que más se acerca a la verdad y descubre el secreto de esta macabra experiencia.

El espectáculo del que fue testigo tuvo lugar en Bombay y dos de sus ayudantes, estaban también presentes. Durante el ejercicio de este género, el ambiente tiene una gran importancia y se ruega a los lectores que hagan un gran esfuerzo de imaginación para transportarse a una pequeña terraza de una casa alta (este detalle es muy importante).

Por lo tanto, tampoco estamos en el centro de una gran plaza, ni en pleno desierto, sino en el patio de una casa. El sol está a punto de ponerse y los espectadores están colocados en los dos lados del patio.

El fakir y sus ayudantes hacen su aparición. El milagro de la cuerda india es la atracción prometida, ya que es el punto culminante del programa y es natural que se reserve para el final…

Empieza pues la sesión, con algunos juegos de menos importancia, acompañados de danzas, música estridente, cantos, exhibición de serpientes que salen de sus cestos atraídas por la cacofonía de los instrumentos.

He aquí el testimonio del profesor Samuel:

El fakir y sus ayudantes, agrupados en un semicírculo, encienden un brasero de carbón de madera que había sido preparado con anticipación y esparcen por encima del mismo un polvo blanco. Una nube de azul incienso, se eleva al mismo tiempo que se apercibe un olor un poco acre, y sobre todo desagradable para un olfato europeo. Uno de los ayudantes del fakir, que había desaparecido durante los cantos y bailes, vuelve con un rollo de cuerda, que entrega a su dueño. Una vez entregada, vuelve a echar polvo blanco, en mayor cantidad que antes, sobre el carbón y el humo se levanta con más intensidad que nunca.

El fakir coge una de las extremidades de la cuerda y la acerca al centro del brasero; en unos instantes se enciende, y la hace voltear luego, en círculos muy rápidos por esta parte encendida y por encima de su cabeza… Reuniendo la cuerda en un rollo, la tira hacia el cielo y la cuerda se desenrolla lentamente, para caer seguidamente y quedar suspendida balanceándose dulcemente en medio del aire, como desafiando la ley de la gravedad… El fakir echa un poco de polvo blanco sobre el brasero, después se acerca a la cuerda… y lentamente sube por ella, elevándose y desapareciendo en medio de la espesa humareda producida por el fuego…

En este momento, uno puede imaginarse que en semejante caso, no puede haber humo sin fuego y no puede haber “cuerda india” sin humo…

Naturalmente, al final de la experiencia, el fakir reaparece… para pasar el platillo. (Esto es del todo desconcertante – ¿no les parece? – que un hombre dotado de tales poderes, tenga necesidad de tender la mano…)

Antes de empezar el espectáculo, el profesor Samuel había mandado a uno de sus empleados que se colocara en observación sobre el tejado de una casa vecina y he aquí la información que este colaborador dio algunos instantes después de terminar la exhibición.

Mientras el fakir acapara la atención de la gente haciendo voltear la extremidad de la cuerda encendida, hay una cosa más importante que pasa en aquel instante. Desde el tejado de una de las casas circundantes, una cuerda muy fina ha sido lanzada justamente detrás del semicírculo que forman los espectadores. Cautelosamente, la punta de esta pequeña cuerda ha sido atada a la punta opuesta del extremo de la cuerda encendida por un ayudante y cuya punta está colocada en un terreno que nadie ve, o sea, por la parte de atrás del semicírculo.

Este pequeño cordel explica todo el juego. Cuando el fakir lanza al aire la punta de la cuerda gruesa, el ayudante la atrae hacia el tejadillo en el que está colocado, por mediación de la delgada. Ya no queda al fakir más que escapar en el momento oportuno cuerda arriba hasta el tejadillo de la casa, cosa que hace tranquilamente al amparo de la gran humareda…

Mientras los espectadores miran todavía hacia arriba, el fakir no hace más que descender por las escaleras, para pasar el platillo.

La explicación de los ilusionistas indios contemporáneos

Una explicación parecida de esta célebre experiencia ha sido dada por la filial india de la gran asociación de prestidigitadores en su revista The Linking Ring. Pues también hay prestidigitadores en la India… Y ellos son precisamente los primeros “en descubrir y revelar las supercherías de los pseudofakires”.

Poco antes de la guerra, un bramán, Rex Rohini Mohun Chaterjé, entrevistado por Paul
Heuzé
, hizo una excelente aclaración sobre este punto:

“Todo esto es absolutamente falso y, por otra parte, es una sorpresa extraordinaria para nuestros compatriotas al leer las enormidades que los viajeros han escrito sobre nuestro país.

Para los europeos la India sólo son Rajás, tigres, fakires. ¡Esto es todo! Pero nuestros fakires son simples mendigos, pobres diablos que se ganan la vida haciendo juegos de manos. La India es desde hace mucho tiempo muy pobre y hay muchas formas de ganarse la vida entre la gente del pueblo – como, por ejemplo, mozos de equipajes o portadores que los encontrará en todas partes… ¡Seguramente vuestros viajeros para hacerse los interesantes explican estas historias soporíferas! … “.

Se ha podido ver, finalmente, el pretendido milagro y sobre todo el “truco” de La Cuerda India integrar varios números de musichall. Forma parte del repertorio clásico de las experiencias mágicas, tanto como “La mujer cortada en dos“, “La levitación”, “El hombre decapitado”, “El blanco viviente”, etc., que son los secretos de los grandes ilusionistas.

Hasta la fecha muchas personas han seguido afirmando haber presenciado aquel sangriento truco, el biógrafo del famoso Uri Geller afirmó que se trataba de un caso de alucinación colectiva inducida por hipnosis.

Por último, el padre López Guerrero en su libro Mirando a la Lejanía del Universo (Plaza y Janés, 1978) ofrece esta explicación de la ilusión más simple, con un hombre oculto en un agujero que sustituye la cuerda por una barra. Como todas las demás, por momento hasta causan gracia!.

 

misterio-cuerda-india2

Resumiendo…

howard-thurston

Pese a toda la información que parece haber sobre esta artimaña (truco que inclusive fué realizado por el legendario Howard Thurston; en cuyo poster se puede leer algo como “El Truco de la Cuerda India: La ilusión mas famosa del mundo, por primera vez fuera de la india), al final del camino terminamos haciéndonos la misma pregunta que al principio: ¿Como se realiza realmente la ilusión de La Cuerda India?; hay tantas teorías al respecto que cuesta tomar una posición. Y, como si fuera poco, la parte mas significativa del efecto original tampoco a sido verdaderamente documentada por alguien, por lo que todo lo que se dice no son más que suposiciones sobre algo que quizás nunca existió.

Por lo pronto, será conveniente quedarnos con la idea de aquello que se puede comprobar, como por ej. el efecto de los siguientes videos, que dan muestra del único estilo de ejecución que realmente podemos palpar: una soga se pone rígida y una persona trepa sobre ella, luego este baja y la soga vuelve a su flacidez natural.

Todo lo demás para ser sólo un bonito mito más de los tantos que existen en el mundo de la magia y el ilusionismo, aunque eso no significa que no valga la pena detenernos a analizarlo, tal como hemos hechó en este artículo.

Videos del truco de la cuerda india

El siguiente es un video de la BBC donde se puede observar a un mago hace alrededor de 80 años realizando la azaña, aunque claro está que es la versión mas simple, sin ningún tipo de drama sangriento como dice la leyenda.

La siguiente versión es la de un mago llamado “Ishamuddin” ejecutando El Misterio de la Cuerda India en el año 1999. Video publicado en “50 Greatest Magic Tricks “.

Y por último la versión que salió publicada en el especial televisivo de los magos norteamericanos Penn & Teller llamado Penn & Teller’s Magic and Mystery Tour.

¡Gracias por votar! ¡Ahora coméntale al mundo como te sientes!
¿Cómo te hizo sentir este artículo?
  • Exitado
  • Fascinado
  • Divertido
  • Indiferente
  • Triste
  • Enojado

5 Comentarios »

  1. Juan 11 enero 2013 en 7:53 am - Reply

    Estimado Magicus,
    Primero quiero aprovechar para agradecerle el gran trabajo de investigación y recopilación que se ha tomado para armar todo este artículo. Por su tiempo y dedicación, vayan también mis agradecimientos.

    Parte uno.

    Hace algunos años -por mi naturaleza curiosa e investigativa- me topé con este famoso truco Hindú. Aunque yo no soy aficionado a la “magia”, ni mucho menos, reconozco que despertó mi curiosidad; no tanto por el truco en sí, sino más bien por toda la sabrosa historia que le rodeaba y parte de la cual, usted muy bien expone aquí.

  2. Juan 11 enero 2013 en 8:08 am - Reply

    Parte dos.

    Fue así, que decidí dedicarle mi atención e ir profundizando en el conocimiento de toda la historia que le rodeaba, con la clara intención de poder descubrir algo que echara alguna luz sobre este “tremendo” misterio.

    Lo investigué por varios meses -en realidad, cada vez que tenía algún tiempo, dentro de ese lapso- y lógicamente fui descubriendo algunas cosas interesntes sobre este gran número de “magia”.

    Casi al final de la investigación -que debo aclararle, me la tomé con mucha seriedad y con el frime propósito de descubrir (si es que podía) la verdad- y cuando ya tenía una noción medianamente clara de como se hacía el truco, estaba un dia chateando precisamente en un foro que trataba este tema en particular cuando de pronto posteo una persona Hindú, que decía que una de sus sobrinas estaba casada con un mago que realizaba este truco.

    Al principio no le di mayor importancia, principalmente por su pésimo inglés que me resultaba bastante difícil de comprender, pero finalmente la curiosidad pudo más y me tomé el trabajo de leer todo lo que había escrito.

  3. Juan 11 enero 2013 en 8:20 am - Reply

    Parte tres.

    Al principio, debo reconocer que me pareció bastante descabellada su explicación, pero posteriormente esa noche cuando me encontraba descansando en mi cama comencé a recordar todo lo que este hindú había dicho en el foro y me dí cuenta que sumado a todo el resto de mi investigación y mis pequeños descubrimientos, todo lo que él había dicho resultaba finalmente bastante coherente y una posibilidad muy cierta de que fuera la solución final a este gran misterio. Finalmente me venció el sueño.

    Al día siguiente -que era domingo- desperté y me quedé un rato en cama dandole vueltas y vueltas al asunto, hasta de repente todo pareció encajar en su sitio y la explicación del hindú fue como la ultima pieza -y la más importante- que me faltaba para darle un sentido racional y poder armar finalmente todo este complejo rompecabezas.

  4. Juan 11 enero 2013 en 8:40 am - Reply

    Parte cuatro.

    Honestamente pienso que si yo -que soy un simple cuidadano que vive de su trabajo y la magia no es precisamente parte de su mundo- pude encontrar una solución real a este asunto (digo una, porque todo parece indicar que hay otras más que son variaciones de esta misma), con mucha mayor razón la gente que está ligada a la “magia” -y que seguramente posee conocimientos infinitamente mayores que los mios en esta materia- debe también haber descubierto hace ya muchos años la(s) solucion(es) a este misterio.

    Por tanto -y en respeto a toda esta gente que han sabido preservar este secreto y que con su ingenio han logrado mantener viva la ilusión por tantos y tantos años- no puedo ser yo quien les traicione y ponga en evidencia la solución de todo esto.

    Sin embargo, le puedo decir que a lo largo de todo lo que ha escrito usted rozó la verdad en dos ocasiones, pero lógicamente -y debido a que toda esta historia es tan rica en detalles- continúo su narración por otros caminos cuyo fin no es más que el de precisamente alejar al investigador curioso de pequeño detalle que puede llevarle a la solución del misterio.

  5. Juan 11 enero 2013 en 9:21 am - Reply

    Parte cinco y final.

    Al terminar, deseo dejar un mensaje para cualquiera que realmente desee saber la verdad sobre ésto ó que la esté investigando en estos momentos.

    Primero, no crean lo dicen en otros foros ó en UTube sobre que los magos hindués tienen poderes especiales ó que son gente con un gran conocimiento cultural y personas muy preparadas. Si algo he descubierto durante esta investigación -y que me trajo más de algún problema en los foros y también en UTube- es que la gran mayoría de estos magos son precisamente todo lo contrario y se rodean de un manto de engaño y distracción para ocultar la verdadera naturaleza de sus trucos. En un número de magia hindú, por lo general hay varias personas involucradas, y el mago no hace otra cosa que hacer el papel de un “bufón” que anima el espectáculo y distrae firmemente a los espectadores de lo que realmente está ocurriendo en el escenario. Una excepción a esto son los magos hindúes callejeros -que son los mejores a mi juicio- y que por lo limitado de su escenario y de sus recursos, sus números son también muy simples pero de gran efecto para los espectadores. Sin duda, ellos merecen todo el crédito dentro de la magia hindú.

    Para encontrar la solución al “Truco de la Cuarda India”, deben remontarse a 60 ú 80 años atrás y descubrir como vivían los magos en ese tiempo. Sólo así podrán entender que este es un truco -por una parte muy sencillo, pero por otra un tanto más complejo- que demuestra la tremenda imaginación y capacidad que debió tener el primer mago que lo inventó, ya que aquí no hay sofisticados aparatos tecnológicos, ni efectos especiales, ni mucho menos una hipnósis colectiva; tal como algunos sugieren, sino puro ingenio que generalmente hace que las cosas más sorpendentes tengan en realidad una explicación muy sencilla. Aunque esto no significa que cualquiera pudiera realizar este truco -aun sabiendo perfectamente como se hace- pues no involucra sólo al mago.

    Saludos y les deseo que mis palabras les sirvan para aclarar en algo “El Gran Truco de la Cuerda India”.

Déjanos un comentario! »

Último Video